Al enfrentarme al reto de diseñar y crear el Executive MBA de la Cámara de Comercio de Salamanca, lo primero que me vino a la cabeza, fue que debíamos contar con un programa altamente competitivo respecto a otras escuelas de negocios. Y esa alta competitividad lo tenía que ser en tres vertientes, Docentes, Accesibilidad y Precio. Creo que gracias al esfuerzo de muchos lo hemos logrado.

Es evidente que las Cámaras de Comercio han venido teniendo desde siempre un papel sustancial en la formación y capacitación empresarial, amén de sus otros ámbitos de actividad que les son propios. Pero la larga crisis que ha padecido la Unión Europea y en particular España, ha afectado la sistemática educativa y de capacitación de empresarios, directivos y profesionales que tenía que establecer prioridades para que sus respectivas actividades se mantuvieran de manera efectiva en el mercado.

Pero ha llegado el tiempo postcrisis en el cual España está creciendo, a pesar aún de las dificultades en cuanto a la distribución de la llamada “Renta Nacional”, pero justamente es desde la actividad de las PYMES, responsables de la mayoría absoluta de la actividad económica española, en que podremos garantizar que el crecimiento se haga sostenible en el tiempo.
Por tanto, la labor de las Cámaras se convierte una vez más, en una pieza clave para la creación, desarrollo y sostenimiento de la actividad empresarial, por lo que la formación de alto nivel con la finalidad de capacitar y formar nuevos líderes, es una tarea prioritaria.

En mis más de 36 años de experiencia profesional en entornos altamente competitivos e internacionalizados, he comprendido que la globalización de la economía afecta a todas las empresas, independientemente de su tamaño, por lo que ninguna empresa sobrevivirá si no hace uso de las herramientas y habilidades de gestión que se recogen en el Executive MBA de la Cámara de Comercio de Salamanca.

Tras 25 años de experiencia en formación de postgrado empresarial, habiendo dirigido programas a nivel internacional y actualmente presidiendo la AEEN (Asociación Española de Escuelas de Negocio) me permite estar mirando desde una atalaya privilegiado en busca de la excelencia formativa de postgrado que una Cámara como la de Salamanca puede ofrecer a los profesionales de su entorno.

Antonio Alonso.

Consultanos

Estamos encantados de contestar tus dudas e inquietudes sobre nuestros programas de formación