¿A quién va dirigido un MBA Executive?

 En Articulos

No es un pensamiento trivial decir que los directivos tienen características personales diferentes unos de otros. Parece una obviedad decir esto, pero si lo analizamos desde el punto de vista de la formación necesaria que requieren los directivos que hoy día están al mando de organizaciones de todo tipo, ya no es tan claro que se pueda dar respuesta global a cuestiones particulares de cada empresa y cada personalidad.

Las diferencias en el comportamiento de cada mando intermedio, miembro de la alta dirección, líder de una organización, etc. pone de relieve que hay que considerar, en cada caso, los contenidos del aprendizaje y los estímulos para que sea fácil y didáctica la transmisión de los conocimientos necesarios para los diferentes escenarios en los que dichas personas deben actuar.

Por ello, debemos suponer que el vehículo más idóneo para homogeneizar conocimientos, experiencias e implementación de acciones, es un MBA Executive.

Los directivos si bien se diferencian por sus especialidades profesionales, sectores de actividad o la estructura de sus organizaciones, van a converger necesariamente en un proceso de aprendizaje y capacitación como es un MBA Executive, porque ayuda con eficacia a comprender la importancia de la toma de decisiones oportunas, especialmente en tiempos tan inciertos donde parece que existen las mismas posibilidades para el fracaso que para el éxito.

¿Qué es más importante, las personas o sus relaciones interpersonales?

Hay que considerar que las relaciones entre las personas son más importantes que ellas mismas, no digamos que la propia organización. Porque todo fluye a partir de la capacitación humana y el grado de actitud que se tenga en el desempeño de las tareas y responsabilidades. Pesan las ambiciones personales pero en concordancia con las del equipo, cuando se comprende la importancia de la cohesión y cumplimiento de objetivos.

La importancia de saber elegir la formación adecuada

Los responsables de las estrategias de formación en las organizaciones, al mismo tiempo que los formadores encargados de cumplirlas, tienen que tener muy claro cuál es el objetivo formativo a fin de establecer la metodología adecuada. En el caso de una formación específica en una empresa, se necesitan adecuar las metas de los procesos cognitivos a las diversas necesidades de los destinatarios de los programas formativos, prescindiendo de una formación generalista.

Executive MBA Inspiración

Executive MBA

En el caso de los directivos que de diferentes empresas concurren a un mismo MBA Executive, con independencia de sus necesidades específicas y respectivas capacidades, los profesores y expertos a cargo del programa, tendrán que trabajar en el plano general, especialmente la introducción de nuevos contenidos teóricos que responden a las nuevas corrientes de implementación de conocimientos en las organizaciones, en todos los ámbitos del Management, Finanzas, Marketing, RRHH, Liderazgo, etc.

Pero si bien los perfiles de los asistentes son diferentes, deben reconocer la necesidad de incorporar esa nueva diversidad de conocimientos, especialmente como consecuencia de la transformación digital. Se trata de formar nuevos líderes y dirigentes que a su vez deben estar capacitándose para que el crecimiento y desarrollo empresarial sea más sostenido en el tiempo, así como mucho más sensible a las cuestiones sociales, medioambientales, etc.

La psicología clínica y la social han evolucionado muchísimo en las últimas dos décadas, por lo que se pueden definir cada vez con mejor precisión, cuáles perfiles personales están mejor dotados para los diferentes comportamientos requeridos y que se adecuen a cada escenario. ¿Cuál es la paradoja? Que no se han modificado sustancialmente las metodologías de enseñanza al mismo tiempo que sí se ha producido una multiplicación y complejidad de los contenidos curriculares. De ahí la importancia de saber elegir la calidad y prestigio del MBA Executive, soportado fundamentalmente por el plantel de profesores.

Más por menos

Mientras que existe una mayor cantidad de personas con la intención de lanzarse a la creación de una empresa porque se sienten capacitados como emprendedores, también se vislumbra un agujero formativo en los mandos intermedios que en diferentes organizaciones evidencian que no están suficientemente capacitados en las habilidades de liderazgo para conducir al personal en las nuevas políticas de innovación y colaborativas.

Gran parte de la enseñanza de postgrado se ha quedado en los últimos años constreñida a las mismas metodologías que se venían aplicando décadas atrás, un poco por moda, hablando de las habilidades directivas con las que debía contar una persona que asumía responsabilidades de alta dirección, pero sin detenerse en profundidad en la capacitación sobre cómo crear oportunidades, cómo fomentar y retener el talento, cómo perseguir la esencia de las oportunidades para ese negocio, así como la implementación de la cultura de la transformación basada en el desarrollo de la cultura organizacional y no sólo en su nivel competitivo.

Últimos Posts
Consultanos

Estamos encantados de contestar tus dudas e inquietudes sobre nuestros programas de formación